Inicio Venezuela 5 de julio declaración de la independencia de Venezuela

5 de julio declaración de la independencia de Venezuela

Hoy es un día de fiesta nacional, conmemoramos nuestra Independencia del Imperio Español.

por De La Rosa
5 de julio

Nuestros antepasados decidieron un día como este, 5 de julio, que era suficiente, ya no queríamos seguir con nuestras vidas dependiendo de las decisiones de un centro de poder tan remoto como España.

Descendientes de españoles y hombres y mujeres con una larga ascendencia en estos territorios, decidieron unirse para sacudirse el yugo de la colonia. Querían ser un pueblo libre, capaz de tomar sus propias decisiones sin imposiciones, ni interferencias autoritarias, ni dominios extranjeros.

Aquel jueves santo del 19 de abril de 1810 comenzó la llama de la independencia. La chispa la inicio el nombramiento de Vicente Emparan como gobernador de la Capitanía General de Venezuela, cargo asignado a su vez por otro conquistador José Napoleón, nombrado rey de España por su hermano Napoleón Bonaparte Emperador francés. Semejante decisión despertó la modorra de los pobladores que rechazaron con protestas semejante decisión, tomando el Cabildo de Caracas y exigiendo la renuncia Emparan.

En definitiva Venezuela había recuperado el derecho a la plena autonomía después de las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII quienes al abandonar la monarquía en manos de la dinastía francesa de Napoleón Bonaparte, había en consecuencia, abandonado sus posesiones en el Nuevo Mundo.

No sería fácil consumar la existencia de la nueva república, solo comenzaban los primeros pasos que se extenderían por una guerra de independencia larga y difícil. Esta guerra fue una de la más reñidas por la emancipación de América.

El 2 de mayo de 1810 se instala el primer Congreso de Venezuela abriendo el camino a la nueva República y dando inicio a la Guerra de Independencia. Venezuela era el primer país que inicia la lucha por, librarse del yugo Español. Ejemplo para el mundo de lo que puede lograr un pueblo cuando aspira a la libertad sin importar la opulencia del dominador.

El 5 de julio de 1811, siete provincias de las diez pertenecientes a la Capitanía General de Venezuela desconocen la autoridad de esta y reunidas en la capilla Santa Rosa de Lima de la ciudad de Caracas declaran su independencia de la Corona de Española y poco después se redactaría una Constitución.

Quedaba una larga jornada que reclamará mucha sangre de patriotas y muchos actos heroicos a lo largo de todo el territorio.

Innumerables campañas, un interminable recuento de batallas y combates para mantener firme el espíritu del 5 de julio de 1911. Batalla Naval de Sorondo, Batalla de Los Horcones, Batalla de Niquitao, Toma de Caracas…, son solo parte de los primeros combates que se multiplicaron por cientos y fueron allanando el camino a la victoria definitiva.

Las enseñanzas de Venezuela a sus hermanos de América y al resto del mundo han sido registradas por historiadores y escritores de todos los continentes. Enseñanza para los pueblos quienes aprenden con ejemplos como este, que la única forma de obtener la libertad es luchando por ella. 

El empeño independentista no cedería fácilmente ante las primeras e interminables derrotas y decepciones. Guiados por Simón Bolívar continuarían con el fuego de la guerra, la demanda del sagrado territorio y no cejarían en su empeño hasta lograr los objetivos establecidos aquel 5 de julio.

Es una lucha larga y heroica que despertó la admiración de la humanidad de todos tiempos, fascinados por la gesta independentista guiada en gran medida el Libertador Simón Bolívar, aunque con el espíritu latente de un pueblo que no se dejaba someter.

Una gesta que consumió largos años, sumiendo al país en campos de desolación y muerte. Mientras tanto, El Imperio Español no cedería mansamente tan importante bastión de sus posesiones de ultramar, lanzarían sus huestes al rescate de sus dominios, como siempre ocurre con los poderosos que no quieren ceder lo que han usurpado.

Aquel 5 de julio era solamente el comienzo de lo que sería una gran hazaña, faltaban todavía muchos años de muerte, dolor y sufrimiento. Era el nacimiento de un Nuevo Mundo una esperanza para los pobladores de un contienente.

Afloraba una nueva nación aboliendo para siempre su dependencia de la Monarquía Española, basada en la novedad de principios republicanos y federales, regida por valores de igualdad, libertad de expresión, prohibición de imposiciones arbitrarias y rechazo a la censura. 

Caducaban 300 años de dominio de la Corona Española y comenzaba una nueva historia precedida por estos lumínicos precedentes de libertad, por la construcción de una nueva nación. Y todo esto se había iniciado el 5 de julio de 1811.

Te puede Interesar

Deje un Comentario

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?
-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00